40º ANIVERSARIO DEL ASESINATO DE LOS PADRES PALOTINOS EN SAN PATRICIO

JUNTOS VIVIERON Y JUNTOS MURIERON, HOY SON LUZ Y VIDA.

Entrar

4 DE JULIO DE 1976

TESTIGOS DE LA FE


Misa por el 40 Aniversario

El lunes 4 de julio, día exacto de la masacre de los palotinos 40 años atrás, por la mañana se rezó en vigilia desde las 8 hs y por la noche se celebró una misa en la parroquia San Patricio presidida por el cardenal primado de la Argentina y arzobispo de Buenos Aires Mario Aurelio Poli y concelebrada por los siguientes obispos:

• Mons. Juan Carlos Ares, obispo auxiliar de Buenos Aires y vicario para la Zona Devoto • Mons. Enrique Eguía Seguí, obispo auxiliar de Buenos Aires y pro vicario general de la arquidiócesis de Buenos Aires • Mons. Alejandro Giorgi, obispo auxiliar de Buenos Aires y vicario para la Zona Belgrano • Mons. Jorge Lozano, obispo de Gualeguaychú • Mons. Fernando Maletti, obispo de Merlo-Moreno • Mons. Oscar Ojea, obispo de San Isidro • Mons. Guillermo Rodríguez Melgarejo, obispo de San Martín • Mons. Joaquín Sucunza, obispo auxiliar de Buenos Aires y Vicario General de la arquidiócesis • Mons. Jorge Torres Carbonell, obispo auxiliar de Lomas de Zamora • Mons. Gabriel Barba, obispo de Gregorio de Laferrère • Mons. Carlos Malfa, obispo de Chascomús • Mons. Martín Fassi, obispo auxiliar de San Isidro • Mons. Carlos Tissera, obispo de Quilmes

Junto a los obispos estaban ubicados en el altar los sacerdotes palotinos Jeremy Murphy (superior provincial), Rubén Fuhr (superior regional), Rodolfo Capalozza (sobreviviente de la comunidad de San Patricio del 76), Juan Sebastián Velasco (postulador de la causa de canonización), Moasir Piovesan (en representación de la provincia de Santa María de Brasil) y Pablo Bocca (párroco de San Patricio); concelebraron más de 40 sacerdotes procedentes de diferentes diócesis de la Argentina.

El nuncio apostólico en la Argentina, monseñor Emil Paul TSCHERRIG, estuvo una hora antes de la celebración eucarística, bendijo el cuadro que embelleció el encuentro --ubicado a la derecha del altar, obra de la artista Roxana Salvatori y que se entronizará en los próximos días en el templo de San Patricio-- y rezó acompañado por el párroco Pablo Bocca aunque no participó de la misa por tener que concurrir a un compromiso contraído con anterioridad.

Llegaron también adhesiones de obispos y laicos que se unieron a la oración comunitaria a la distancia; otros se acercaron en los días previos al 4 de julio a celebrar misa en la parroquia San Patricio: • Mons. Damián Bitar, obispo de Oberá • Mons. Joaquín Gimeno Lahoz, obispo de Comodoro Rivadavia • Mons. Adolfo Canecín, obispo de Goya • Mons. Luis Eichorn, obispo de Morón • Mons. Carlos Franzini, arzobispo de Mendoza • Mons. Dante Braida, obispo auxiliar de Mendoza • Mons. Fernando Croxato, obispo auxiliar de Comodoro Rivadavia • Mons. Marcelo Melani, obispo emérito de Neuquén • Mons. Juan Alberto Puíggari, arzobispo de Paraná • Mons. Hugo Salaberry SJ, obispo de Azul • Mons. Eduardo Mirás, obispo emérito de Rosario • Esteban de Nevares

Acompañaron personalmente en esta eucaristía muchos familiares y amigos de “los cinco”: • Élida “Ñata” Hernández de Barletti, mamá de Emilio • Gastón Barletti, Claudia di Bianco de Barletti y sus hijos Sofía y Felipe Barletti • Lucrecia y Manuel Barletti • Tessie Garrahan, Dicky Kelly, Alfredo Abalo • Carmen Lynch y Raúl Berreta • Ricardo Lascombes • Rosario de Barbeito, mamá de Salvador • Marcela, Ana y María Inés Leaden • María Victoria, sobrina de Salvador • María del Carmen Barbeito, Daniel y Hernán • Agustín Kelly • Magdalena y María • Rabino Daniel Goldman • Martín y su esposa, sobrino de Alfie Kelly

Autoridades y personalidades de distintos ámbitos de la vida nacional se hicieron presentes en la ceremonia eucarística: Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de Paz; Alfredo Abriani, subsecretario de Culto de Nación; Claudia Russo, coordinadora general de Culto de Nación; Luis Saguier Fonrouge, director general de culto católico de Nación; Bobby Smith, primer secretario y cónsul de la embajada de Irlanda; Jimmie Ussher, presidente de la Federación de Sociedades argentino-irlandesas; Silvia Kenny de Cavanagh, vocal de Asociación de Señoras de San José; Hermana Moira Flynn, de Sisters of Mercy; Luis Delaney, presidente de Fahy Club; Aníbal Ibarra, asesor Consejo de la Magistratura de Nación.

descargas : Homilía completa en versión PDF

descarga : Mensaje del Papa Francisco

fotografías : Galería Fotográfica

Síntesis : Virginia Bonard

Página en Facebook

Comparta este sitio en las redes sociales

DECLARACIÓN COMO COMUNIDAD PALOTINA ANTE EL 40º ANIVERSARIO


El próximo cuatro de julio se cumplirán 40 años del atentado más violento que sufrió la Iglesia Argentina en toda su historia: Cinco consagrados a Dios fueron asesinados en la parroquia San Patricio de la arquidiócesis de Buenos Aires; los Padres Alfredo Leaden, Pedro Dufau, Alfie Kelly y los seminaristas Salvador Barbeito y Emilio Barletti, todos ellos miembros de la Sociedad del Apostolado Católico (Padres y Hermanos palotinos).

El crimen se produce en el período más oscuro de nuestra historia, Argentina vivía una escalada de violencia que culminó en el terrorismo de estado, protagonistas de crímenes de diversa índole, entre ellos la tortura, el asesinato, la desaparición de personas y el secuestro de niños (Mensaje de la Comisión Permanente del Episcopado Argentino al cumplirse 40 años de la ruptura del orden constitucional). Unos días antes del trágico acontecimiento, ellos se preguntaron cuál tenía que ser la conducta a seguir ante todo lo que venía sucediendo; debían callar o seguir anunciando la Palabra que proclama la dignidad de toda vida humana. La repuesta fue: tenemos que obedecer a Dios antes que a los poderes de este mundo. Anunciar el valor de la vida en medio de tanta muerte hizo de sus vidas, vidas testimonialmente proféticas. En este testimonio profético fueron fieles a su compromiso de consagración a Dios. El Papa Francisco nos recuerda que la nota que caracteriza la vida consagrada es la profecía… un religioso nunca debe renunciar a la profecía (Carta de convocatoria al Año de la Vida Consagrada).

Juntos vivieron y juntos murieron. Fue un atentado a una comunidad comprometida en el anuncio del Evangelio. El compromiso de fe los llevó a defender el valor de toda vida y promover los valores evangélicos de la justicia, de la paz y del compromiso con los indefensos de la humanidad.

Cinco personas muy diferentes entre sí, con diversas miradas de la realidad, pero unidas en el mismo anhelo de fidelidad a la Verdad. Sus historias y sus edades eran muy diversas pero los cinco se apasionaron, movidos por el carisma heredado de San Vicente Pallotti, a anunciar la Palabra de Dios que da a cada uno un lugar en la Iglesia y en el mundo. Gastaron su vida en la misión Evangelizadora que siempre es transformadora de la realidad.

Como comunidad Palotina y como Iglesia queremos hacer una memoria agradecida por todo lo que hemos recibido de Dios a través de cada uno de ellos. Resuenan en nuestros corazones innumerables palabras, gestos, actitudes, opciones que nos ayudaron a encaminar nuestras vidas por la senda del bien y la verdad. Hacer memoria agradecida por su sangre derramada. Ella es hoy para nosotros testimonio vivo de una fe en Jesucristo, comprometido con la humanidad y su historia.

Queremos también, asumir el testimonio de sus vidas y la elocuente entrega al pueblo de Dios como una luz que ilumina hoy el sentido último de nuestras propias vidas. Ellos son hoy, para todos nosotros luz y vida.

Queremos buscar la verdad y la justicia frente a lo sucedido. Esa justicia que brota de un corazón sanado y redimido y que siempre busca el bien hasta de aquellos que nos hicieron mal. Esa verdad que nos hace libre y nos permite construir una sociedad automáticamente reconciliada. Verdad y justicia que no se oponen al perdón. Sin esta dimensión de perdón, no seremos fieles a ellos. Tampoco lo seremos si nos hacemos cómplices de la impunidad.

Queremos recordad en este 40º aniversario, lo que nos decía el entonces Arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Jorge M. Bergoglio, hoy Papa Francisco, en la homilía de la misa del 25º aniversario: Esta Parroquia ungida por la decisión de quienes juntos vivieron, ungida por la sangre de quienes juntos murieron, nos dice algo a esta ciudad, algo que cada uno tiene que recoger en su corazón y hacerse cargo. Despejar etiquetas y mirar el testimonio. Hay gentes que sigue siendo testigo del Evangelio, hay gente que fue grano de trigo, dio su vida y germinó. Yo soy testigo, porque lo acompañé en la dirección espiritual y en la confesión hasta su muerte de lo que era la vida de Alfie Kelly; Sólo pensaba en Dios. Y lo nombro a él porque soy testigo de su corazón, y en él a todos los demás. Simplemente ruego para tener la gracia de la memoria, que nos haga agachar la cabeza y pedir perdón, usando las palabras de Jesús “porque no saben lo que hacen”, por quienes desgarraron esta ciudad con este hecho. Pedir perdón por cada uno de nosotros cuando queremos que el mundo nos reconozca como de él y no pagar el precio que hay que pagar cuando el mundo no nos reconoce. Y quiero dar gracias a Dios porque todavía hoy, en medio de una ciudad turbulenta, llena de vida, de ansiedad, llena de fuerza, llena de esperanza, llena de problemas, llena de trabajo, quiso darnos una señal. Hay gente que todavía quiere vivir no para sí. Y el Señor permite que haya gente que en esa coherencia muera no para sí, sino para dar vida a otro.

¿Por qué creemos que son testigos de la fe?

  • Porque a través de su violenta muerte nos dejaron el más profundo testimonio de Amor a Dios.
  • Porque nos brindaron ejemplo de la mayor entrega, danto la vida por sus ovejas.
  • Porque supieron vencer sus propios miedos y optaron por obedecer a Dios antes que a los hombres.
  • Porque con sus diferencias, fueron signo de comunidad, tanto en la vida como en la muerte.
  • Porque fueron fieles al Evangelio y a la iglesia, hasta las últimas consecuencias.
  • Porque optaron por la vida, eligiendo defender la Justicia y la Verdad.

Del diario personal de Kelly

El ejemplo más claro y contundente de que eran hombres de Dios, de oración y de su entrega martirial, lo encontramos en esta página escrita el 1ª de julio de 1976:

"He tenido una de las más profundas experiencias en la oración. Durante la mañana me di cuenta de la gravedad de la calumnia que está circulando acerca de mí. A lo largo del día he estado percibiendo el peligro en que está mi vida. Por la noche he orado intensamente, al finalizar no he sabido mucho más. Creo sí que he estado más calmo y tranquilo frente a la posibilidad de la muerte. Lloré mucho, pero lloré suplicando al Señor que la riqueza de su gracia que me ha dado para vivir acompañara a aquellos a quienes he tratado de amar, recordé también a los que han recibido gracias a través de mi intercesión, lloré mucho por tener que dejarlos. Nunca he dudado que fue Él quien me concedió la gracia y tampoco que no soy indispensable, aunque tengo mucho que decirles aún, sé que el Espíritu Santo se los dirá... Y mi muerte física será como la de Cristo un instrumento misterioso, el mismo Espíritu irá a algunos de sus hijos, pedí para que fuese a Jorge y a Emilio, para los que me odian, para los que recibieron a través de mí, para el florecimiento de las vocaciones, para crear hombres dentro de la sociedad que sean necesarios, los que Él desea. Me di cuenta entre mis lágrimas de que estoy muy apegado a la vida, que mi vida y mi muerte, su entrega, tiene por designio amoroso de Dios, mucho valor. En resumen: que entrego mi vida, vivo o muerto al Señor, pero que en cuanto pueda tengo que luchar por conservarla. Que seré llamado por el Padre en la hora y modo que Él quiera y no cuando yo u otros lo quieran. Ahora, justo en este momento estoy indiferente, me siento feliz de una manera indescriptible. Ojalá que esto sea leído, servirá para que otros descubran también la riqueza del amor de Cristo y se comprometan con Él y sus hermanos, cuando Él quiera que se lea. No pertenezco ya a mi mismo porque he descubierto a quien estoy obligado a pertenecer. Gracias Señor".


Los Hechos

Se conoce como la masacre de San Patricio al crimen perpetrado por los militares argentinos con el asesinato de tres sacerdotes y dos seminaristas palotinos el 4 de julio de 1976, durante la dictadura militar autodenominada Proceso de Reorganización Nacional, ejecutado en la iglesia de San Patricio, ubicada en el barrio de Belgrano de la ciudad de Buenos Aires (Argentina). Los religiosos asesinados fueron los sacerdotes Alfredo Leaden, Alfredo Kelly y Pedro Duffau, y los seminaristas Salvador Barbeito y Emilio Barletti.

En la iglesia San Silvestro, de la orden de los Palotinos, ubicada en Roma, se colocó una placa en memoria de los cinco religiosos de la orden.

Prensa & Links


“Fue una noche fría, lluviosa. Sabíamos que había secuestros y desapariciones. Discutimos entre todos qué era los que nos convenía hacer. Algunos sugirieron prudencia, paciencia. Sin embargo, el Padre Alfredo José Kelly sostuvo que él no podía callarse, y que continuaría con su compromiso con los que estaban sufriendo” (Telam) ( ver nota completa )

Conferencia de Prensa, sobre la causa de beatificación de "los cinco": "Cuando la causa es de martirio no necesariamente buscamos probar ningún milagro. Lo que tenemos que probar es el martirio. (...) Se supone que quien murió mártir vivió las virtudes heroicas en vida". (P. Juan S. Velasco) ( ver videos en galería)

Nota publicada en el portal de la Agencia Informativa Católica Argentina (aica.org) ( ver )

La masacre de San Patricio (Página 12) ( ver )

El cardenal Poli presidirá la misa por los 40 años de la Masacre de San Patricio (aica.org) ( ver )

Quarantesimo anniversario del massacro di cinque Pallottini: 4 luglio 1976 – 2016. Il 4 luglio 1976, il massacro di cinque membri nella Parrocchia di San Patricio, Belgrano, Buenos Aires, ha gettato nel lutto tutta la Famiglia Pallottina. (sac.info) ( ver )

Descargas

Afiche invitación a la misa por el 40 Aniversario en tamaño A3 (420x297 mm) se adapta a tamaños mas chicos. ( descargar )

Actividades 2017

Ver Galería




PASCUA 2017

Mientras me aprestaba a preparar el mensaje de Pascua dirigido a nuestros miembros, me concentre en las siguiente palabras del beato Oscar Romero, que se encuentran en su primera carta pastoral:

«La Iglesia de Cristo tiene que ser una Iglesia de la Pascua. Es decir, una Iglesia que nace de la Pascua y vive para ser signo e instrumento de la Pascua en medio del mundo. Jesús, que realizó nuestra redención bajo el signo pascual, ha querido prolongarse así también, en un estilo pascual, en la vida de la Iglesia. La Iglesia es el Cuerpo de Cristo Resucitado, y, por el bautismo todos los miembros que la integran viven esa tensión de pascua, ese “paso” de vida a muerte, el tránsito que nunca termina y que se llama “conversión”, exigencia continua de matar en sí mismo todo lo que es pecado y hacer vivir cada vez con más pujanza todo lo que es vida, renovación, santidad, justicia. En otras palabras, el Cristo de la Pascua se prolonga y vive en la Iglesia de la Pascua. Y no se puede formar parte de esta Iglesia sin ser fiel a ese estilo del “paso” de la muerte a la vida; sin un sincero movimiento de conversión y fidelidad al Señor.» (San Salvador, Domingo de Pascua, 10 de abril de 1977).

Estas palabras del Beato Oscar Romero, mártir de la justicia de nuestros días, como nuestros tres sacerdotes y dos estudiantes argentinos asesinados el 4 de julio de 1976, están en sintonía con el principio espiritual de la kenosis que nuestro Santo Fundador practicaba y vivía: “En efecto, el proceso entero del crecimiento espiritual está basado y modelado sobre el misterio pascual, en el cual el hombre viejo es crucificado con Cristo y el hombre nuevo llega a la luz con la resurrección. El resultado de esta experiencia redentora es la transformación en Cristo” (Ratio Institutionis SAC, n. 140).

Esta es la única y auténtica manera de hacer que la vida de Jesús sea la regla fundamental de nuestra vida, como nos ha indicado San Vicente Pallotti y como nos ha recordado la XXI Asamblea General de nuestra Sociedad.

Les deseo la paz y la alegría del Señor Resucitado y que todos puedan hacer la experiencia de la potencia de su Resurrección.

Jacob Nampudakam, SAC Rector General

artículo original


ENCUENTRO DE ORACION POR Y CON LOS MÁRTIRES

Todos los días 4 de cada mes la comunidad Palotina tiene una jornada de oración

ENCUENTRO DE ORACION POR Y CON LOS MÁRTIRES


Martes 4 de Abril de 2017

Nos reunimos para rezar por la beatificación de nuestros Siervos de Dios; y a rezar con ellos y pedir su intercesión ante Dios por la Iglesia, por el Papa Francisco y por los sacerdotes; en especial por los padres palotinos; por cada uno de nosotros, por nuestras familias y por nuestra comunidad. Para que reflejemos con nuestras actitudes y sentimientos la Misericordia de Jesús.          

 

1º) Oración: Tu Señor, que elegiste de entre los hombres y las mujeres de nuestro pueblo a tus hijos Alfredo, Pedro, Alfie, Salvador y Emilio, concediéndoles la gracia de compartir una misma opción por el Evangelio, haz que el mensaje que ellos proclamaron en la unidad de sus vidas hasta su muerte violenta, nosotros lo anunciemos animados por ese mismo espíritu y con la fuerza de tu amor.  Te rogamos con corazón manso y humilde, que pueda finalmente esclarecerse la muerte de nuestros hermanos palotinos. A ellos concédeles la luz y la paz sin fin y a aquellos que truncaron sus vidas, el arrepentimiento y la conversión en plenitud. Por Cristo nuestro  Señor, fuente de toda verdadera paz. Amén.

 

2º) Canción: CREO

Creo, aunque todo se oculte a mi fe, creo, aunque todo me grite que no; porque he basado mi fe en un Dios inmutable, en un Dios que no cambia, en un Dios que es amor.

Creo, aunque todo subleve mi ser; creo, aunque sienta muy solo el dolor; porque un cristiano que tiene al Señor por amigo no vacila en la duda, se mantiene en la fe.

Creo, pero aumenta mi fe.

 

3º) A fin de que nos ayude a prepararnos en este tiempo Cuaresma, reflexionaremos sobre algunos fragmentos de la homilía del padre Pedro Dufau del 11/3/73, en la cual nos decía: 

 

“La verdadera pasión de Cristo- que podríamos llamar en cierto modo su “conversión” empieza en Getsemaní cuando renuncia a su voluntad para aceptar la de su Padre: “No se haga mi voluntad sino la tuya”; y termina con su última palabra en la cruz su grito final: “Padre, en tus manos me entrego”. Cierto que Cristo no renunció a voluntad, a su libertad sin dolor, sin angustia, sin agonía, sin sufrimiento. Cristo hubiera preferido “su” camino: “si es posible pase de mi este cáliz”, es decir, este modo de aceptarte, de seguirte, de amarte. Pero prefirió el “si” sangriento al “no” glorioso. Cristo entró también de algún modo en el misterio de la conversión cuando prefirió a su Padre a sí mismo.

Esta conversión, que es en cierto modo un salto en el vacío para aceptar la felicidad de las manos de otro, es realmente nuestra cuaresma y el vestíbulo a la fiesta pascual de la alegría. Es la conversión de la que dice el evangelio que se hace fiesta en el cielo. Es el triunfo de DIOS sobre Satán, de la vida sobre la muerte, del amor sobre el orgullo. Para el hombre de nuestros días más sensible que nunca a los valores de la propia libertad, de la propia responsabilidad, es más que nunca necesario que tenga siempre presente ésta realidad bíblica: la verdadera penitencia para el cristiano es ésta conversión al amor a través del ofrecimiento libre al Creador y al Redentor de su libertad. Un ofrecimiento que, al despojarnos de la raíz de nuestro orgullo, nos hace disponibles para el encuentro, para la aceptación, para el abrazo del prójimo”.   

 

4º) Como muestra de nuestro amor y agradecimiento, dejamos presente una humilde ofrenda floral.

 

5º) Rezamos juntos un Padre nuestro, Avemaría y Gloria.

 

6º) Canción Final - MÁS CERCA, OH DIOS DE TI

Más cerca oh Dios de Ti. Más cerca sí. 

Aunque sea una cruz que me lleve a Ti.

Si tiende al sol la flor. Si el agua busca el mar.

A Ti mi solo bien, yo he de buscar.

 

Yo creo en Ti Señor, yo creo en Ti.  Dios vivo en el altar. Presente en mí.

Si ciegos al mirar, mis ojos no te ven. Yo creo en Ti Señor, aumenta mi fe.

 

Más cerca oh Dios de Ti. Más cerca si. 

Aunque sea una cruz que me lleve a Ti.

Será mi canto así. Más cerca oh Dios de Ti.

Más cerca oh

Dios de Ti. Más cerca sí.


Sábado 4 de marzo de 2017

Nos reunimos para rezar por la beatificación de nuestros Siervos de Dios; y a rezar con ellos y pedir su intercesión ante Dios por la Iglesia, por el Papa Francisco y por los sacerdo-tes; en especial por los padres palotinos; por cada uno de nosotros, por nuestras familias y por nuestra comunidad. Para que reflejemos con nuestras actitudes y sentimientos la Misericordia de Jesús. Sumemos en esta ocasión la particular intercesión de San Patricio, santo patrono de nuestra parroquia, que supo cobijar a nuestra comunidad mártir hasta su entrega final, cuya fiesta celebramos el próximo 17 de marzo.

1º) Oración: Tu Señor, que elegiste de entre los hombres y las mujeres de nuestro pueblo a tus hijos Alfredo, Pedro, Alfie, Salvador y Emilio, concediéndoles la gracia de compartir una misma opción por el Evangelio, haz que el mensaje que ellos proclamaron en la unidad de sus vidas hasta su muerte violenta, nosotros lo anunciemos animados por ese mismo espíritu y con la fuerza de tu amor. Te rogamos con corazón manso y humilde, que pueda finalmente esclarecerse la muerte de nuestros hermanos palotinos. A ellos concédeles la luz y la paz sin fin y a aquellos que truncaron sus vidas, el arrepentimiento y la conversión en plenitud. Por Cristo nuestro Señor, fuente de toda verdadera paz. Amén.

2º) Canción: CREO Creo, aunque todo se oculte a mi fe, creo, aunque todo me grite que no; porque he basado mi fe en un Dios inmutable, en un Dios que no cambia, en un Dios que es amor. Creo, aunque todo subleve mi ser; creo, aunque sienta muy solo el dolor; porque un cristiano que tiene al Señor por amigo no vacila en la duda, se mantiene en la fe.

Creo, pero aumenta mi fe.

3º) A fin de que nos ayude a prepararnos en este tiempo Cuaresma, reflexionaremos sobre algunos fragmentos de la homilía del padre Pedro Dufau del 11/3/73, en la cual nos decía:

“El triunfo de Cristo sobre las fuerzas del mal que San Marcos nos describe en el evangelio de este primer domingo de Cuaresma, es una invitación a los hombres, es como un com-pendio de todo el evangelio y de la cuaresma: “Está cerca el reino de Dios: convertíos y creed la Buena Nueva”. Hasta no hace mucho, la Cuaresma era sinónimo de tiempo de pe-nitencia y penitencia significaba única y exclusivamente “sacrificio corporal”: ayuno, absti-nencia, caras tristes, ausencias de música y de alegría por sana que fuera, una que otra mortificación, etc. cuando Cristo había enseñado que aún en tiempo de ayuno nos “per-fumásemos” y nos alegrásemos”. Hoy, gracias a los estudios bíblicos, sabemos que el con-cepto de penitencia en la escritura significa sobre todo “conversión” por eso la verdadera cuaresma, tanto individual como colectiva, debe consistir en un proceso de conversión pro-fundo de nuestro ser. Algo que es mucho más serio, más profundo, más trascendental que ciertas caricaturas de penitencia en las que se resolvía la cuaresma clásica. Convertirse… es devolver a Dios lo más grande que el hombre ha recibido de Él: su libertad. Y aquí entra en juego la increíble grandeza del ser humano que se siente capaz de pronunciar libremente un “no”, al Dios creador, al Redentor. El hombre cara a cara con Dios para decirle “si” o “no”, para escogerse a sí mismo o abandonarse a un amor que llama y promete pero que no coacciona. Que invita a la conversión porque el hombre tendrá siempre la tentación de dar un “no” a Dios para salvar su libertad que en realidad le asfixiará con las cadenas más odiosas para un hombre: la incapacidad de amar. Pero, repito, que no coacciona, porque Dios no se arrepentirá jamás de haber regalado al hombre el misterio de su libertad. Es el hombre entonces quien tiene que decidir el destino de su vida: o con Cristo o contra Cristo. Es la gran decisión de su vida. Es una responsabilidad escalofriante porque entra en juego nuestro destino definitivo, más allá del tiempo. Es una decisión “alegre” porque pasa por el amor y está impregnada de esperanza; pero es al mismo tiempo “dolorosa” porque el hombre tiene que quemar en el altar de su existencia no ya su propio hijo, sino algo más íntimo, más suyo, más doloroso: su propia libertad”.

4º) Como muestra de nuestro amor y agradecimiento, dejamos presente una humilde ofrenda floral.

5º) Rezamos juntos un Padre nuestro, Avemaría y Gloria.

6º) Canción Final

Más cerca oh Dios de Ti. Más cerca sí.

Aunque sea una cruz que me lleve a Ti.

Si tiende al sol la flor. Si el agua busca el mar.

A Ti mi solo bien, yo he de buscar.

Yo creo en Ti Señor, yo creo en Ti. Dios vivo en el altar. Presente en mí.

Si ciegos al mirar, mis ojos no te ven. Yo creo en Ti Señor, aumenta mi fe.

Más cerca oh Dios de Ti. Más cerca si.

Aunque sea una cruz que me lleve a Ti.

Será mi canto así. Más cerca oh Dios de Ti.

Más cerca oh

Dios de Ti. Más cerca sí.


Mes de Febrero 2017

El sábado 4 de febrero de 2017, a las 19,30 hs. nos reuniremos para rezar por la beatificación de nuestros Siervos de Dios; y a rezar con ellos y pedir su intercesión ante Dios por la Iglesia, por el Papa Francisco y por los sacerdotes; en especial por los padres palotinos; por cada uno de nosotros, por nuestras familias y por nuestra comunidad. Para que reflejemos con nuestras actitudes y sentimientos la Misericordia de Jesús.


1º) Oración: Tu Señor, que elegiste de entre los hombres y las mujeres de nuestro pueblo a tus hijos Alfredo, Pedro, Alfie, Salvador y Emilio, concediéndoles la gracia de compartir una misma opción por el Evangelio, haz que el mensaje que ellos proclamaron en la unidad de sus vidas hasta su muerte violenta, nosotros lo anunciemos animados por ese mismo espíritu y con la fuerza de tu amor. Te rogamos con corazón manso y humilde, que pueda finalmente esclarecerse la muerte de nuestros hermanos palotinos. A ellos concédeles la luz y la paz sin fin y a aquellos que truncaron sus vidas, el arrepentimiento y la conversión en plenitud. Por Cristo nuestro Señor, fuente de toda verdadera paz. Amén.


2º) Canción: CREO

Creo, aunque todo se oculte a mi fe, creo, aunque todo me grite que no; porque he basado mi fe en un Dios inmutable, en un Dios que no cambia, en un Dios que es amor.

Creo, aunque todo subleve mi ser; creo, aunque sienta muy solo el dolor; porque un cristiano que tiene al Señor por amigo no vacila en la duda, se mantiene en la fe.

Creo, pero aumenta mi fe.


3º) En un fragmento de la homilía del padre Pedro Dufau, del 8 de noviembre de 1964, hablando de la confesión (hoy reconciliación), pedía que viviéramos ese sacramento con mucha honestidad, con la profunda convicción de buscar un cambio, una mejora real en nuestra vida. Así nos decía:


“…el arrepentimiento tiene por objeto los pecados ya cometidos, el propósito decide evitarlos en el futuro. El propósito ha de ser firme, esto es, no basta con decir quisiera si no quiero, de tal manera que si una persona después de muchas confesiones notara que por no mediar esfuerzo alguno recae en los mismos pecados, sin la menor enmienda, tendríamos motivos suficientes para pensar que en su propósito falta firmeza…”

Además, el propósito debe ser eficaz, esto es, la voluntad debe estar decidida a evitar toda clase de pecados y a huir de las ocasiones próximas de ellos. Ocasión de pecado es todo lo que nos pone en peligro de pecar, sea persona o cosa. De manera que si el penitente sabe por experiencia que siempre que asisto a un determinado espectáculo, o tomo parte en cierta diversión, o frecuento una amistad, o leo determinados libros o revistas cae en pecados graves: al prepararse para la confesión ha de tomar una firme resolución de apartarse de aquél espectáculo, de aquella diversión, de cortar con aquella amistad, de abandonar aquellas lecturas, porque de lo contrario no tendría el propósito necesario para la validez de la confesión...”

“…para hacer, una buena confesión es necesaria la satisfacción o penitencia sacramental… Entra en la satisfacción esto que es muy importante pero a menudo olvidado: reparar los daños materiales o morales que hayamos inferido a nuestros semejantes.”

“…el Sacramento... no es una simple anulación automática y periódica de nuestros pecados. Este sacramento tiene una finalidad positiva. No se trata únicamente de destruir el pecado y de colocar en orden nuestras cuentas para permitirnos empezar de nuevo. La gracia de este sacramento no es tan sólo la gracia de una reconciliación pasajera, es una gracia de conversión y progreso en el bien. Puesto que el ideal cristiano no consiste en no pecar, sino más bien en progresar en la virtud, en parecerse cada vez más a Cristo. No debemos sólo preocuparnos de desechar el mal, sino más bien de buscar las posibilidades del bien. Nuestras confesiones serán, entonces, provechosas si de una confesión a otra, a pesar de algunas caídas, vamos siendo cada vez más humildes, más desinteresados, más puros, más pacíficos, más serviciales y más indulgentes con el prójimo”.


4º) Como muestra de nuestro amor y agradecimiento, dejamos presente una humilde ofrenda floral.


5º) Rezamos juntos un Padre nuestro, Avemaría y Gloria.


6º) Canción Final - MÁS CERCA, OH DIOS DE TI

Más cerca oh Dios de Ti. Más cerca sí.

Aunque sea una cruz que me lleve a Ti.

Si tiende al sol la flor. Si el agua busca el mar.

A Ti mi solo bien, yo he de buscar.


Yo creo en Ti Señor, yo creo en Ti. Dios vivo en el altar. Presente en mí.

Si ciegos al mirar, mis ojos no te ven. Yo creo en Ti Señor, aumenta mi fe.


Más cerca oh Dios de Ti. Más cerca si.

Aunque sea una cruz que me lleve a Ti.

Será mi canto así. Más cerca oh Dios de Ti.

Más cerca oh

Dios de Ti. Más cerca sí.

------------------------------------------

Actividades 2016

------------------------------------------

Encuentro de Jóvenes Palotinos

Enjopa de los Cinco, El Encuentro de Jóvenes Palotinos (ENJOPA) es la oportunidad que tenemos de compartir nuestras vivencias, trabajos, alegrías y dificultades, todos los que desarrollamos actividades en comunidades, colegios y parroquias que siguen el impulso de la fundación de San Vicente Pallotti. El ENJOPA es realizado por los jóvenes para los jóvenes. En este encuentro queremos hacer realidad el ideal de Pallotti, que pronto "haya un solo rebaño, bajo un solo pastor"(Jn 10,16). Este año las actividades estarán centradas en el contexto del 40 Aniversario, las mismas se desarrollarán los días 26 y 27 de noviembre de 2016 en el Colegio Santa Rosa de Lima (Marconi 4474, Munro, Bs. As.). Qué bueno que los jóvenes sean callejeros de la Fé - Papa Francisco - .

Camino del Martirio

Invitamos a comunidad a realizar una caminata espiritual que recorrerá una parte de la ciudad de Buenos Aires, en conmemoración por el 40 aniversario del Asesinato de los PP. Palotinos Alfredo Leaden, Pedro Dufau, Alfredo Kelly y los seminaristas, Salvador Barbeito Doval y Emilio Barletti. El mismo se llevará a cabo el próximo domingo tres de julio por la tarde y noche, a partir de las 17 hs. partiendo desde la Capilla Stella Maris, espacio Patrick Rice de la ex-ESMA (Av. del Libertador al 8100). Recorrido y Horarios descargar PDF

Mural

Como estaba previsto el día 18 de junio la comunidad Palotina junto al Grupo Cultural Cruz del Sur realizó el mural por el 40 aniversario del Asesinato de nuestros Padres y Seminaristas Palotinos en el Pasaje Mártires Palotinos y Echeverria Ver Galería

Comunidad Palotina de Turdera y L. Guillón (Hermanas Palotinas)

La comunidad educativa dirigida por las Hermanas Palotinas de Turdera y L. Guillón invitan a participar de las actividades a realizarze entre los días 22/6 al 4/7, para ver el listado completo deben descargar el siguiente PDF

Comunidad Palotina de Castelar

La comunidad Palotina de Castelar invita a participar de las actividades planificadas por el 40 aniversario, para ver fechas y horarios, por favor descargue el siguiente PDF

Comunidad Palotina de Belgrano

La comunidad Palotina de Belgrano organiza una Vigilia de Reflexión y Oración, el día lunes 4/7 desde las 8 hasta las 20 hs. en la en la Iglesia de San Patricio , sita en Echeverría 3900, Ciudad de Buenos Aires

Instituto San Vicente Pallotti de Turdera

Con la plena convicción de hacer memoria por la sangre derramada, la Comunidad del IVP asumió el firme compromiso de convertir en luz y vida, la entrega de los cinco testigos de la fe, que dieron su vida por defender el Evangelio. En este caminar contamos con la presencia del Dr. Francisco Chirichella y el Sr. Rolando Savino, quienes contaron sus experiencias sobre lo sucedido el 4 de Julio de 1976 y el proceso de Canonización de los sacerdotes Alfredo Leaden, Pedro Dufau, Alfredo J. Kelly y los Seminaristas Salvador Barbeito y Emilio Barletti. Descargar PDF Actividades Ver Galería

Cronograma San Patricio (Belgrano)

18/6/16 10 hs - Mural - Pje. Mártires Palotinos y Echeverría, Belgrano

30/6/16 11.30 hs - INVITACIÓN A CONFERENCIA DE PRENSA Jueves 30 Junio 2016 11.30 hs Parroquia San Patricio -- Estomba 1942 -- CABA

02/7/16 18.30 hs - Presentación del Libro “Juntos vivieron y juntos murieron” de Sergio Lucero , Editorial Claretiana. Lugar : Instituto San Vicente Pallotti - Belgrano, Importante : se accede por la Parroquia San Patricio -- Estomba 1942 -- CABA Editorial Claretiana descripción de Libro.

03/7/16 17 hs. Camino del Martirio, Invitamos a comunidad a realizar una caminata espiritual que recorrerá una parte de la ciudad de Buenos Aires Recorrido y Horarios descargar PDF

04/7/16 8 hasta las 20 hs. Vigilia de Reflexión y Oración en la en la Iglesia de San Patricio

04/7/16 20 hs - Misa - San Patricio, Belgrano

Galería


Breve registro gráfico de las actividades realizadas.

Datos de Contacto


Echeverría 3900, CABA
República Argentina

info@palotinos4dejulio.com.ar

(+ 54 11) 4552.6780